Mi bebé tiene 6 meses ¿qué papilla debo empezar a meterle?

por Teresa

NINGUNA, simplemente ofrécele alimentos sanos

El otro día una mamá me hizo una consulta, le habían recomendado que le metiera papilla de cereales a su bebé, para que el niño cogiera peso.

A raíz de esa pregunta me surgió un deseo para este año nuevo…

Desearía que se produjera un cambio en el lenguaje, porque quiero pensar, que eso significaría un cambio de actitud.

Intentaré explicar qué quiero decir:

Cuando un bebé nace, se recomienda ofrecer al niño con mucha frecuencia el pecho. En el momento que lo pida, y durante el tiempo y la cantidad que necesite.

Si toma biberón, realmente la situación no cambia mucho.

Cuando tiene hambre llorará hasta que le den de comer y cuando no quiera más, apretará el morrito y allí no entrará más cantidad, por mucho que nos empeñemos.

Estos primeros meses resultan la época de la alimentación más sencilla y agradable, y curiosamente, aunque no sepamos la cantidad que comen (cuando toman el pecho es imposible saber la cantidad que comen), ni les forcemos a comer, los bebés crecen estupendamente…

 

¿Qué pasa a partir de los 4-5 meses?

Aunque, por cierto, la OMS recomienda no introducir ningún tipo de alimento antes de los 6 meses, dejando este primer medio año de vida para la lactancia exclusiva.

Sea a partir de los 4 o de los 6 meses , ya no ofrecemos a los niños comida, ni siquiera se les da de comer… literalmente se les mete la comida…

Y no exagero nada, es increíble la cantidad de estrategias que inventan los padres para conseguir meterle al bebé una cucharada más de papilla…

https://www.youtube.com/watch?v=HghL5-tPaFk

Los foros de papás están llenos de consejos y de vídeos con el último truco para conseguir meterle a su niño toda la papilla.

 

Pero… ¿Para qué?, y ¿Por qué?

La sociedad en la que vivimos puede conllevar muchos peligros para los niños, pero el riesgo de tener un problema de salud por desnutrición, no es uno de ellos.

Y el riesgo de tener un problema de intolerancia o alergia alimentaría tampoco justifica que un bebé tenga que llevar una dieta más estricta que un diabético o un hipertenso.

Pensemos además el cambio tan radical que supone esto.

De un día para otro, pretendemos que un bebé que ha mamado el rato y la cantidad que ha querido, pase a la siguiente situación.

 

A comerse medio plátano…

¿Por qué plátano?, Porque es martes por la mañana, y el martes toca plátano.

¿¿Y si le apetece la mandarina que está comiendo mamá?? Noooo. Los martes toca medio plátano.

¿Y si son dos rodajitas, en vez de medio?  Nooooo. En la hoja pone medio plátano, así que mamá, aunque al final no consiga nada, intentará meterle la cantidad que por cupo toca…

¿¿¿Y si quiero el plátano entero???…. Noooo, en la hoja pone medio…. No vaya a ser que le siente mal al bebé.

Este es un ejemplo entre los muchísimos que puedo poner, porque dependiendo de la ciudad en la que vivas, el centro sanitario al que vayas o la web que consultes, “la hoja” será distinta.

Es más, según donde vivas, el huevo lo podrás introducir a partir de los 6 meses o será una barbaridad que lo hagas antes de los 9 meses.

El problema que suele conllevar esta manera de introducir los alimentos es que los bebés terminan por aborrecer esa dieta tan estricta, así que se niegan a comer.

 

Y con tantas normas, creo que se nos olvida el consejo más importante.

PARA QUE UN NIÑO COMA BIEN, HABRÁ QUE OFRECERLE PRODUCTOS SALUDABLES, PERO PARA ESO, ADEMÁS LOS PAPAS DEBERÁN DE COMER DE FORMA SALUDABLE.

A los bebés les gusta experimentar y sobre todo participar e imitar lo que hacen los adultos o sus hermanitos mayores.

Prefieren coger los alimentos, a ser posible los mismos que tienen el resto de la familia (por eso la importancia de que la comida que se ponga en la mesa, para todos, sea saludable).

Les gusta hacer lo mismo que hacen los demás, comer por sí mismos.

No será muy limpio, tal vez no coman la cantidad que a nosotros nos parece suficiente, pero disfrutarán y conseguiremos que el momento de la comida sea una fiesta y no una tortura.

Un bebé hasta el año de vida, se comerá lo que le pongáis delante.

De hecho, la característica de un niño de esta edad es meterse en la boca todo lo que pilla, pero hay que dejarles que lo hagan por sí mismos.

Ofrecerles alimentos sanos y dejar que ellos, como han hecho con el pecho o con el biberón hasta ese momento, decidan la cantidad que necesiten.

«No hay que empezar ni con un alimento ni con otro ya que se sabe que el que va a ser alérgico al pescado lo va a ser en el futuro independientemente de cuando empiece a comerlo. Por tanto, no hay un orden único de empezar con los alimentos, sino que lo más práctico es comenzar con las cosas que se comen en casa, más o menos trituradas, pero comer lo que están comiendo los padres», Comenta el pediatra José María Paricio autor del libro “ tu eres la mejor madre del mundo”

Dejando que participen de la comida familiar conseguimos muchas más cosas que simplemente alimentarles.

Desarrollarán habilidades motoras y sociales, que no conseguirán, si simplemente tienen que abrir la boca para que entre una cucharada de papilla.

Este es un cambio de actitud desde mi punto de vista, fundamental.

Y es la diferencia entre “ofrecer alimentos” o “ meter la papilla que toca”

 

Volver a ALIMENTACIÓN→

También te puede interesar

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos en este sitio web.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Suponemos que estás de acuerdo con esto, pero en caso contrario, puedes salir si lo deseas. Acepto Leer más

UA-75590074-1