El carro de la compra sano

por Teresa
0 comentario

Una dieta sana empieza por el carro de la compra

Y una mala alimentación, también…

Sólo hacer una pequeña observación, mirar los carros de la compra y las personas que empujan esos carros.

Suele coincidir el tipo de persona que lleva el carro, con la comida que contiene.

Las revisiones más frecuentes que realizamos en el Centro de Salud, son los controles de peso, y por motivos diametralmente opuestos.

– 1º Hasta los 2 años:

La preocupación es que los niños no engorden bien.

Así que vienen a menudo para comprobar que van cogiendo peso…

 

2º A partir de los 6 años

Esos controles de peso hay que hacerlos, porque esos mismos niños, tienen sobrepeso y a los 12 años están rondando la obesidad.

Realmente según los papás, la situación no ha cambiado, estos niños cuando ya son mayorcitos siguen sin comer…

Si, digo bien, estos niños que ya empiezan a estar gorditos, son los niños que no han comido nada, y continúan sin comer nada …(de lo que deberían).

Y sus mamás hace tiempo que tiraron la toalla.

Os relato, una consulta habitual, en un niño que ya está rozando la obesidad:

-¿Comes naranjas?…

  • no me gustan

-¿otra fruta?…

  • no me gusta la fruta

-¿Pescado?…

  • no me gusta

-¿Verdura?…

  • no me gusta

-¿Ensalada?…

  • Me da asco

-¿Tomate?…

  • ¡Si, el tomate me gusta mucho!

La madre callada hasta este momento contesta…  “El tomate frito no cuenta”.

Si lo pensamos bien, es lógico que precisamente estos niños sean los que están gorditos.

Si un niño no come ni ensaladas ni verdura ¿que primeros platos les puedes ofrecer?

Pues arroz, pastas, legumbre… cualquiera de ellos tiene muchas más calorías.

Si no comen fruta ¿qué postre puedes ofrecerle?… el que se te ocurra, tendrá más calorías, seguro… eso, sin contar con las vitaminas naturales que se van a perder si no comen fruta fresca.

Lo que más me preocupa de todo esto, es que las madres han desistido, de que sus hijos coman bien, es más, confían en que la poca verdura o fruta que comen lo hagan en el colegio… Bueno, la ensalada, ya ni la nombramos…

Y entonces cuando salimos del supermercado…¿que hay en nuestro carro de la compra?

Pues si os encontráis en la situación que he comentado, lo que habrá en vuestro carro de la compra, será en general Hidratos de Carbono y Grasas

¿Pero qué hago? Me preguntan algunas mamás…

Yo respondería a esta pregunta con el siguiente ejemplo… Si quieres que alguien deje de fumar, ¿compras paquetes de tabaco y los llevas a tu casa?

Podemos llenar nuestro carro de la compra con muchos alimentos diferentes…

El juego se podría llamar…

Así, Sí…   Así, No….


Una de las cosas que más me sorprenden es que las madres me digan con mucha pena que sus hijos no resisten la tentación de comerse esas ricas galletas de chocolate, o los bollos, o las patatas fritas… o lo que sea que ellas han comprado en el supermercado.

Cuando les pregunto por qué las compran, la respuesta típica es:

  • Por si vienen visitas…
  • A los papas nos gustan, y de vez en cuando las comemos.
  • Tengo un niño más pequeño, ¿cómo le voy a castigar sin sus galletas de chocolate?.. él no esta gordito…

Este es el apartado de las comidas, pero el apartado de las bebidas es mucho peor, porque la mayoría de nosotros desconoce esto:

La cantidad de azúcar que contienen. No sólo los refrescos, sino también los zumos de caja que ofrecemos a nuestros hijos como si fueran alimentos, y en realidad son chuches…y no hay excepciones.

En resumidas cuentas, el niño, al que hemos aconsejado que coma sano (y que no deja de ser un niño) cuando abra la nevera de su casa, puede encontrarse uno de estos dos panoramas:

No podemos pedirles a los niños que tengan el talento de no comer lo que los adultos no tenemos el talento de no comprar.

 

A los adultos también les resulta difícil resistirse a la nevera…

¿Nos resulta extraño que les cueste a los niños?

¿Queréis una familia sana?

pues el carro de la compra tendrá que estar acorde con esa idea.

Si no lo está…. A alguien de vuestra familia se lo estáis poniendo muy, muy difícil.

Comer sano no tiene porque ser aburrido…

Si ponemos un poco de imaginación…  Los niños estarán encantados

 

Volver a ALIMENTACIÓN→

 

0 comentario

You may also like

Deja un comentario