Vómitos y diarrea en niños

por Teresa
0 comentario

En la época estival, una de las causas más frecuentes en las consultas de pediatría son los vómitos y diarrea en niños.

Pueden aparecer conjuntamente o por separado, con o sin fiebre.

Repasemos por separado cada uno de estos sintomas, aunque como digo es muy frecuente que se presenten juntos y como veréis los cuidados a aplicar son muy parecidos.

VÓMITOS

Hay que diferenciarlos de las regurgitaciones de los primeros meses de vida de los niños, que son muy frecuentes, y que mientras haya una ganancia de peso normal, no representan ningún problema.

En esta época, las medidas posturales, como dormir con la cabeza ligeramente más alta que los pies, elevando unos centímetros las patas delanteras de la cuna, puede ayudar.

En edad preescolar, de 2 a 5 años, cualquier infección, o comer un alimento en mal estado, es la causa más frecuente para que haya vómitos, suelen ser benignos y evolucionan bien con unos cuidados sencillos.

Si están asociados a otras enfermedades, como otitis o amigdalitis, habrá otros síntomas, como fiebre y dolor de garganta o de oído. En ese caso consultad con vuestro pediatra.

Los cuidados van encaminados a evitar la deshidratación:

vomitos-y-diarrea-3

Cuidados:

1º Aporte de líquidos

  • Para los bebés que tomen el pecho, la lactancia materna será el mejor tratamiento, seguramente cambiarán el ritmo de las tomas. Como siempre el bebé marcará el ritmo, dar las tomas a demanda.
  • En el caso de que estén con lactancia artificial, normalmente no será necesario cambiar la leche, pero aseguraros que la preparación es la correcta. Cada 30cc de agua un cacito raso de leche.
  • En niños ya mayorcitos que no son lactantes, la rehidratación con abundantes líquidos, será lo principal para evitar la deshidratación.

En este caso, dar los productos específicos para ellos, es lo más importante.

 

vomitos-y-diarrea-4

Darselos fresquitos o fríos, mejorará la tolerancia.

…Y el truco, en este caso, es darlos muy poco a poco, empezando con una cucharadita cada 10 minutos, si vemos que no la vómita,  se puede bajar el tiempo y dar cada 5 minutos, después podemos aumentar la cantidad.

Si aumentando la cantidad o disminuyendo el intervalo de la toma, vomita, volveremos a empezar.

Utilizar el reloj para controlar el tiempo en que se la damos.

Otros liquidos como la CoCa-Cola o bebidas isotónicas NO son una buena alternativa.

2º Comidas

Solo cuando admita bien el suero de rehidratación podremos comenzar a ofrecer otros alimentos. Suaves y que le puedan apetecer.

NO FORZAR A QUE COMA ES FUNDAMENTAL

No os preocupéis si no quiere comer, cuando mejore compensará estos días, comiendo más de la cuenta. Y recuperando el peso que haya podido perder.

3º Medicación

No hay que dar medicamentos que corten el vómito, salvo que por alguna razón concreta lo indique el pediatra.

Pensad que si es un proceso infeccioso o un alimento en mal estado, los vómitos ayudan a limpiar el organismo.

4º Consultar con el pediatra, si…

–  No conseguís que retenga nada, ni siquiera el suero de rehidratación

–  Hay fiebre alta

– Notais síntomas de deshidratación:  Lo notaréis porque la lengua estará muy seca, llora sin lágrimas, el niño no orina, los pañales están siempre secos..

– El niño está muy decaído

– Tiene dolor abdominal agudo

– Tiene vómitos en escopeta. Son vómitos que se producen a mucha presión, hay fiebre alta, desorientación, rigidez de nuca… en este caso la consulta debe ser inmediata.

 

 

DIARREA

 

vomitos-y-diarrea-2

Junto con los vómitos, es muy frecuente en la infancia, en los países de nuestro entorno, un niño tendrá, de media, unos siete procesos de diarrea antes de que cumpla cinco años.

Afortunadamente en general son benignas y de origen vírico.

Si el niño está contento, no hay fiebre alta y admite bien los líquidos, remitirán en unos días, con unos cuidados muy parecidos a los que hemos visto en el caso de los vómitos.

También en este caso, los cuidados van encaminados a evitar la deshidratación.

1º Aporte de líquidos

Es lo fundamental en este proceso, agua, zumos naturales, incluso leche si al pequeño le apetece.

Las fórmulas de rehidratación específicas que venden en las farmacias, como he comentado antes, serán mucho más convenientes que refrescos tipo Coca-Cola o bebidas isotónicas.

Si no hay vómitos, no teneis que tener ninguna prevención, podeis darle la cantidad que quiera tomar el pequeño.

Estos preparados contienen minerales y electrolitos que se pierden con la diarrea, por lo que son muy aconsejables.

2º En los bebés, si toman el pecho

Será el alimento de elección, y no es necesario darle nada más. Lo normal es que aumente mucho las tomas en estos días.

Los lactantes con leche artificial, en principio no sería necesario cambiar el tipo de leche salvo que la diarrea dure varios días sin ninguna mejoría. En ese caso el pediatra indicará cual es la mejor alternativa.

3º No hay porqué dar una dieta concreta

Los alimentos que más le apetezcan al niño, en este momento, son la mejor elección.

Es muy común la pérdida de apetito, por lo que no es adecuado forzar para que coma.

4º No os preocupéis por la pérdida de peso

En cuanto el niño mejore, comerá fenomenalmente bien unos días, hasta que recupere esos gramos perdidos.

5º No se recomiendan los medicamentos que “cortan” la diarrea

Salvo que el pediatra lo aconseje. Pensad que el organismo está intentando eliminar con este aumento de deposiciones el agente que las ha producido.

6º La higiene en estos momentos es fundamental

Lavado frecuente de manos antes y después de cambiar pañales o si son mayorcitos cuando van al baño.

vomitos-y-diarrea-5

7º Como digo el proceso suele ser banal, pero consultad al pediatra si observáis cualquiera de estos síntomas.

– Si dura más de una semana sin mejoría,

– Cuando no conseguís que el niño ingiera ningún tipo de líquidos.

– Si notáis los ojos hundidos, o lengua muy seca.

– Si deja de orinar o no moja los pañales.

– Cuando hay fiebre alta.

–  Si está muy decaído.

0 comentario

You may also like

Deja un comentario