Baño en la piscina y en la playa

por Teresa

8 consejos para evitar accidentes y ahogamientos

Con el calor del verano, el baño es la actividad estrella de los niños.

Es el momento ideal para desplegar toda su vitalidad y desengrasar su sistema muscular después de un largo invierno, donde la fría temperatura y  la falta de tiempo por las obligaciones escolares no facilita la actividad física de los más pequeños.

Pero en verano desaparecen las actividades extraescolares, los deberes del colegio, y hace calor, la piscina se hace imprescindible para que los niños disfruten y agoten sus energías.

Y en vacaciones, seguro que la mayoría también iréis a la playa.

Pero esas divertidas actividades también entrañan peligros, 38 niños murieron el año pasado en nuestro país por ahogamiento.

No pretendo alarmar con este dato, pero es real, y desde luego evitable.

Por eso, voy a dejaros algunos consejos para que esos gratificantes juegos en el agua, no terminen en un desagradable accidente.

bebe buceando

 

1º Un niño no debe llevar nada en la boca cuando está en el agua.

Este consejo debería seguirse siempre que el niño esté realizando cualquier actividad física. (ésto también vale para los adultos).

Ese bocado de merienda, que se le ha quedado en la boca sin tragar porque estaba impaciente por volver a jugar, ante cualquier tropiezo, puede salir disparado hacia su garganta, y haceros pasar muy, muy, mal rato.

2º Inspeccionar la zona, donde se va a bañar.

Piscina: Alejarlos de la zona de drenaje o tuberías. La succión de éstas, puede atrapar o hacer daño a los niños más pequeños.

Playa:  Revisad que no haya salientes de piedras, pueden tropezar y caerse.

Bajadas bruscas del fondo, sube de repente el nivel del agua y les harán perder pie sin esperarlo.

Corrientes que te arrastran hacia adentro cuando quieres salir, y son imperceptibles cuando entras…

El color de la bandera amarillo o rojo, debería ser una razón más que suficiente para que un niño no se bañe.

3º Vallas

Piscina: Para que impidan que un niño se acerque solo a ella, y aseguraros de que esté cerrada, si a la piscina pueden acceder varios vecinos, alguien ha podido dejarla abierta.

Playa: Mucha precaución si estamos en la playa y los niños están muy entretenidos haciendo castillos de arena.

Algo que vean en el agua y les atraiga, será más que suficiente para que se acerquen a mirarlo.

A falta de vallas y cuando son muy chiquititos, podéis hacer pequeños cercados con las barreras contra el viento, las hamacas, etc.

Él bebe no se sentirá atraído por lo que no ve y le resultará más difícil acercarse al agua.

barreras playa

 

4º Evitar los juguetes en la piscina o cerca de la orilla.

Serán una atracción para que un niño se meta en el agua a buscarlo, aunque la hora del baño se haya pasado.

niño piscina en peligro

5º Manguitos, flotadores

Están muy bien, pero no garantizan que no haya accidentes. No deben daros una falsa seguridad.

niño con manguitos

6º Profundidad del agua

Un niño se puede ahogar en muy pocos centímetros de agua, no se os olvide.

Continúa habiendo peligro aunque el agua sólo les llegue a la rodilla, no bajéis la guardia.

7º Aprender a nadar

Apuntar al niño a clases de natación será más importante cuantas más posibilidades tenga de meterse en el agua de una piscina o de la playa.

bebes aprrendiendo a nadar

8º Supervisión en el agua, SIN DISTRACCIONES…

Este sería la joya de la corona de los consejos, pocos segundos bastan para que un niño se ahogue, mientras tu hijo esté en el agua la vigilancia tiene que ser permanente.

Seguro que estará con otros niños, por lo que debería haber otros padres también vigilando.

Organizaros para que al menos uno este siempre alerta, y dejar claro quién se va a encargar en ese momento, cuando deje de hacerlo por la razón que sea que os lo comunique…

Podéis hacer “guardias” de tal manera que no se queden sin vigilancia y podáis relajaros algún rato.

padre vigilando2

 

En breve, publicaré uno o dos post, sobre cómo actuar en caso de accidente infantil, dando indicaciones sencillas de cómo realizar una RCP (reanimación cardio-pulmonar) y la maniobra de Heimlich en niños (para atragantamientos).

¡¡Que paséis un buen verano!!

 

También te puede interesar

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, usted acepta el almacenamiento y manejo de sus datos en este sitio web.

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Esta web usa cookies para mejorar tu experiencia de navegación. Suponemos que estás de acuerdo con esto, pero en caso contrario, puedes salir si lo deseas. Acepto Leer más

UA-75590074-1